Número: 65.     4ª época.     Año XVII     ISSN: 1989-6289

65 > Reglas > Superviv. > Sobreviviendo en Pangea (Pan). Por: Rubén Ramos

 

El artículo que vais a leer a continuación, (y que espero, os guste tanto como a mí escribirlo), está inspirado de manera bastante obvia en todos esos programas de supervivencia, en especial, el "Ultimate Survival" protagonizado por Bear Grylls, un ex-militar británico que entre otras cosas, tiene un estómago de acero. Sin embargo, existen multitud de libros, (entre ellos, las guías de Discovery Channel), para obtener más información de lo que aquí pasamos a relatar.

Sobreviviendo en Pangea

Pangea es algo más que un simple nombre. Pangea ante todo es naturaleza en estado puro, flora y fauna salvaje que mantiene una constante lucha por la supervivencia, donde la expresión "supervivencia del más apto" se lleva hasta sus últimas consecuencias.

Acostumbrados como estamos a una perspectiva moderna de la vida, el hecho de que exista algo como la selva amazónica o el desierto del Sahara, no nos supone más que un recordatorio de cómo era la tierra en el pasado. Para los habitantes de Pangea, ese recordatorio se convierte en un día a día. Salvo zonas concretas y localizadas, como los grakin, las razas que pueblan el continente está a merced de la Taga y su dura tutela. Es por ello, que aquí presentaremos los puntos básicos en los que ha de hacerse hincapié para sobrevivir en este duro entorno.

En primer lugar, ¿Qué necesitaremos para facilitarnos el trabajo cuando viajamos durante jornadas sin encontrar ni siquiera un minúsculo poblado? He aquí una pequeña lista orientativa, que busca tanto optimizar la cuestión del peso, con el aumento de probabilidades de supervivencia:

Pedernal : Es fundamental para casi cualquier cosa, desde calentarse por la noche, preparar las posibles presas cazadas que van a ser comidas, ahuyentar animales salvajes, e incluso vaciar troncos para hacer canoas improvisadas. El descubrimiento del fuego ha sido uno de los mayores avances tecnológicos en la sociedad prehistórica de Pangea, y nadie, salvo alguien muy loco, no llevaría en su zurrón un par de piedras para hacer fuego. A pesar de lo que se cree, la yesca, compuesto de materiales endebles y altamente inflamables, como son virutas de corteza de árbol, turba vegetal, ramas secas, y un sinfín de materiales susceptibles de ser quemados, salvo ocasiones extremas, como es entrar en un desierto, o en el mar, no suele transportarse ya que la yesca es fácilmente obtenible en el entorno en el que nos movamos.

Pero, ¿Qué sucede cuando no hay pedernal? En ese caso, entra en juego en ingenio. Una persona puede encender fuego, tomando un poco de yesca, y situándola entre dos trozos de madera, bien sujetos para que no se mueva de su sitio la yesca (podemos atar los trozos de madera con alguna fibra vegetal especialmente elástica), y con otro palito, cilíndrico para más comodidad, empezar a frotar en círculos la madera contra madera, perforándola y encendiendo la turba gracias a la fricción. Una vez encendido, tenemos una primitiva cerilla. Nota de juego: Para hacer esto, hace falta tener algún punto en la habilidad de supervivencia. Digamos que 5 es un buen número. En Pangea el pedernal está tan extendido que se ha perdido algo de las "viejas costumbres" . Existe un problema desconocido en un entorno particular, la selva, o la marisma. En esos lugares, el calor y la humedad relativa, son tan elevados, que se produce una fatal combinación, yesca húmeda, y ambiente adverso para encender cualquier tipo de fuego. Si bien la yesca puede obtenerse por ejemplo, pelando la corteza de los árboles y tomar su interior, el segundo problema es más peliagudo. La dificultad para encender el fuego conlleva ciertos daños psicológicos, como estrés, e incluso a muy largo plazo, (tras varios días), una leve depresión. Nota para juego: Para entrar ya conociendo el problema en un sitio así, se necesita Supervivencia a nivel 8, o bien la especialización de la misma en el entorno adecuado. El no conseguir encender fuego, se penalizará con un -1 acumulativo a las acciones durante cinco días cada día. A partir de ahí, el Director de juego decidirá como pute… tratar los efectos sobre los personajes). Por si alguien se lo está preguntando, no es ni útil ni práctico llevar una antorcha encendida todo el tiempo. Además de humedad, hay lluvias esporádicas y agua bajo los pies, en el caso de las marismas. Así que mala idea.

Cuerda : Un buen trozo de cuerda, siempre puede salvarnos el pellejo en más de una ocasión. Su mayor problema es que su longitud viene limitada por el peso proporcional al mismo. Así que eso de cargar con catorce metros de cuerda, es un imposible, salvo que sea para un trayecto cortito. Para paliar la falta de la cuerda, existen varios métodos. El primero es ser buen trepador. Habilidad Trepar, por supuesto . Un trepador bueno, puede subirse a un árbol con suficiente ramaje para apoyarse, un trepador excelente puede trepar por una palmera del desierto sin pincharse demasiado, pero uno excepcional, puede trepar por un tronco liso o una pared casi vertical sin mucha dificultad. Así que recordad, aprended a trepar. En mis partidas, suelo poner un tope a las tiradas de trepar, más que un aumento de dificultad para subir. Siguiendo la clasificación anterior, si no tienen los personajes 5, 8 y 10 respectivamente, ni siquiera les dejaba hacer la tirada, pero es orientativo, haced como mejor os venga. la segunda opción es usar la naturaleza en tu favor. Usando lianas en las junglas, e incluso, con conocimientos para trabajar fibras vegetales, se puede construir unas cuerdas resistentes para el momento. El problema de las lianas es el comprobar que al cortar y usar una, no está muerta o seca, tirando de ella antes de colgarse hacia ningún sitio con todo el peso del cuerpo. Eso nos dirá que está bien sujeta, y evitará posibles accidentes fatales. En cuanto al problema de las cuerdas "improvisadas", el problema viene por la competencia del artesano, y por el material disponible. De nuevo, si no hay más remedio, aprended a trepar. La posible fragilidad de las cuerdas será un número igual al que ha sacado el personaje artesano en su tirada. Una vez en uso, cada esfuerzo con ella, una tirada de dados, usando ese valor, cada fallo implica la pérdida de un punto en ese cómputo total. A criterio del director, la cuerda se romperá en un determinado punto, más o menos, cuando llega a la mitad de la puntuación original.

Comida y bebida : Tan importante, si no lo más importante, como el fuego, es el alimento, ya que nos permite seguir adelante. Esto es más importante incluso con el agua, tanto que el axioma de "Tres semanas sin comida, tres días sin dormir, treinta horas sin agua, te llevan a la tumba" tiene bastante veracidad. Llevarse algo de comida en el zurrón es importante, sobre todo para entretener el hambre, pero de nuevo, el peso nos limita, y en un viaje largo, tarde o temprano, habrá que obtener la comida por otros medios. Por lo tanto, es importante saber como obtener el alimento, y aquí es donde los buenos cazadores entran en juego. Una de las cosas que hay que conocer para cazar, es el hecho de que piezas grandes forman parte de situaciones concretas, como por ejemplo una partida de caza para atrapar a un mamut. Normalmente, los cazadores suelen ir a por piezas más pequeñas, e incluso al consumo de vegetales comestibles para sobrevivir, ya que la "caza mayor" se reserva o es, en realidad, el objetivo de la misma, y suele emplearse para alimentar a mas gente, o grupos grandes. Así que olvídate de comer carne de búfalo día si y día también, y prestad más atención a lo siguiente: En primer lugar, usar el oportunismo. Si los carroñeros subsisten tan bien, es debido a que su método es perfecto para sobrevivir. Si encuentras un cadáver de un animal, y descubres que, ni tiene gusanos, ni huele, y hay buitres y demás animales carroñeros merodeando por los alrededores, estás de enhorabuena. Esa carne, aún está lo suficientemente fresca para consumirse, sin miedo a enfermedades. Por supuesto, a lo mejor la manada de hienas que espera no se toma muy bien eso de que vayas a quitarles su comida… Otra opción es, no hacerle ascos a nada. Si en el desierto encuentras un escarabajo del rocío, zámpatelo. Son proteínas. Aquí sin embargo, es necesario saber algo de fauna, ya que esa inofensiva larva puede provocaros más de un disgusto. Esto mismo se aplica a los vegetales que se recogen por ahí. Un buen conocimiento de Animales, herbalismo, o en su defecto, Supervivencia a un nivel lo suficientemente alto, puede ser de MUCHA ayuda para no morirse por una diarrea sangrante en medio de un pantano por comerse un par de esas vistosas ranas amarillas . También es buena idea poner cuando se va a dormir, pequeñas trampas para atrapar aves, o roedores, que pueden ser un buen desayuno. Hay muchos animales de costumbres nocturnas, ¡y mientras dormimos, podemos estar cazando!.

En cuanto al agua, obtenerla es o más fácil o más difícil, dependiendo de la época del año. En la jungla, no es complicado, la humedad y el calor hace que tarde o temprano llueva de manera torrencial, así que el agua de lluvia es fácilmente accesible. (Sólo procura que ese camino en el que te encuentras no sea un paso de agua en época de lluvias…). En zonas menos húmedas, como las praderas o llanuras, la obtención de agua se lleva a cabo a través de búsquedas de riachuelos, pequeños lagos, o incluso la técnicas de zahorí. La habilidad mares y ríos es extremadamente útil. Asimismo, la habilidad Zahori, habilidad de conocimientos, con base en al habilidad de percepción, puede ser usada y es aún más útil para encontrar agua subterránea, incluso en el desierto. Una forma de no necesitar agua, es evitar en la medida de lo posible perderla. Así, beberse la propia orina, aunque desagradable en extremo, puede salvarnos la vida, así como usarla para empapar un tejido y ponerlo sobre la cabeza para evitar perder humedad. En ambientes desérticos, puede obtenerse agua en el amanecer, cuando se produce la condensación por el brutal cambio de temperatura entre el día y la noche, en recovecos que acumulen rocío entre las piedras, y similares. También es una buena idea, si es posible, buscar agua de una corriente, no estancada, y si no es posible, hervir el agua estancada antes de beberla y colarla para evitar tragar inmundicias como las que hay en las aguas de un pantano, para evitar posibles enfermedades. de nuevo, mares y ríos para saber que hay que hervir en según que ocasiones el agua, o Supervivencia a niveles altos

Ropa Aunque suene raro, es recomendable llevarse ropa extra, para pasar la noche caliente, incluso en el desierto. Por lo tanto una capa para cubrirse no está nada mal, y si está trabajada para ser impermeable, incluso mejor. Un buen calzado que proteja el pie en las duras caminatas, también ayuda, aunque no es imprescindible. Un primitivo sombrero, hecho de paja, o algún material vegetal, es una buena idea si caminamos bajo ambientes calurosos. En un entrono gélido, como suele ocurir en el norte, cubrirse de pieles es una necesidad perentoria.

Cuchillo : Corta, despelleja, abre, rompe, e incluso sirve para atacar o defenderse. Da igual que no sepas usarlo. Lleva uno siempre contigo, y te hará la vida más fácil.

Compañeros de viaje o: necesitamos a alguien que sepa hacer balsas : Nadie es una isla, y en este ámbito, no somos una excepción. Si bien, unos buenos sentidos y capacidades evitan la mayor parte de los problemas, alguien que sepa que planta de Aloe Vera ha de recolectar para evitar que esa infección se extienda más, que reconozca que ese paso abierto en el bosque es por donde los raptores suelen moverse o que sepa orientarse sin el sol, por medio de un alambre de hierro y un charquito de agua (ingenioso método dwaldur que consiste en frotar el filamento férrico, ponerlo en una hoja para que flote, encuentre el norte magnético, y usarlo de primitiva brújula), pueden demostrarse en ocasiones utilísimos, además, que un par de brazos extra siempre vienen bien en las tareas cotidianas. Quien vive solo, muere solo.

Y eso es todo. En general, las recomendaciones aquí dadas son útiles para todo tipo de terreno, si bien en cada caso concreto, existen ciertos factores a tener en cuenta, ya que no es lo mismo un glaciar, que unos manglares. Pero con lo que se ha indicado, se puede sobrevivir perfectamente. Así que ¡ánimo, y cuidado con las serpientes que se ocultan entre las hojas!

*El programa al que hacemos referencia, puede verse a través de youtube, ya que han colgado la mayor parte de los episodios en español, aquí llamado, "El último superviviente"