Número: 140.     4ª época.     Año XVII     ISSN: 1989-6289

140 > Ambientación > Corporaciones > Ernst&Coopers Multiestelar (Exo). Por: Sergio Jurado

 

Ernst&Coopers Multiestelar (E&C Mts.)

E&C Mts.

En la galaxia EXO muchas megacorporaciones se embarcan continuamente en proyectos moralmente cuestionables, cuando no directamente ilegales o incluso criminales. Es bien sabido que existen compañías que liberan productos contaminantes al medio ambiente, que mantienen ejércitos privados de dudosa legalidad, que no dudan en expoliar los recursos naturales de planetas, que saqueen ruinas arqueológicas de culturas primitivas que deberían estar en un museo, que emplean mano de obra esclava en sus instalaciones, que manipulan genéticamente alimentos y semillas para crear dependencia de sus productos, que realizan pruebas médicas ilegales sobre poblaciones indefensas, que propagan enfermedades para vender los medicamentos que las curan, etc. Lo más paradójico de todo es que, al mismo tiempo que llevan a cabo todas estas deleznables prácticas, estas mismas compañías están obligadas a mantener una imagen pública inmaculada, puesto que de la misma dependen sus ingresos. Como se ha demostrado en muchas ocasiones, nada puede hundir más rápido a una empresa que una mala prensa que origine un boicot global a sus productos o servicios. No se trata tan solo de mantener en nómina un equipo de Community Managers, expertos en RRPP y bufetes de abogados que puedan arreglar el desaguisado una vez éste se ha hecho público, sino de evitar por todos los medios que las actividades más oscuras de la compañía salgan a la luz. Un ejemplo de una mala gestión de este tipo de incidentes lo encontramos en el llamado Caso Torgia, de hace unos años. Torgia era una importante empresa dedicada al turismo de lujo que en su día causó un gran escándalo, cuando se descubrió que en sus instalaciones trabajaban esclavos ilegales a los que obligaba a ejercer la prostitución. Finalmente, tras un sórdido y dilatado proceso judicial, parte de la cúpula directiva de Torgia fue condenada y el golpe mediático a su reputación fue tan duro que, apenas dos años después, la corporación entró en suspensión de pagos. Aunque finalmente consiguió recuperarse del golpe, la Torgia de hoy en día apenas ingresa una mínima fracción de lo que facturaba hace quince años. Precisamente para evitar estos casos nació Ernst&Coopers Mts., aunque éste no es más que el nombre bajo el que opera en Elión (usa un nombre distinto en cada región de la galaxia).

E&C Mts. es un gran grupo empresarial que engloba a muchas otras empresas, aunque principalmente se dedica la consultoría y asesoramiento integral a otras empresas. Sin embargo, su actividad real es proporcionar, a quien los necesite, los perfectos testaferros que carguen con las culpas de sus actividades. E&C Mts. opera de este modo: ficha ejecutivos mediocres de otras compañías (casi siempre varones humanos de mediana edad que, a pesar de su veteranía en la empresa, ocupan frustrantes cargos de nivel intermedio). E&C Mts. les dora la píldora hasta que les convence de que son profesionales mucho más competentes de lo que realmente son y que en su actual puesto de trabajo su talento no es valorado. Una vez han tomado contacto y, si el tipo parece receptivo, se le planeta una oferta de empleo en firme: se les ofrece presidir una de las empresas del grupo E&C Mts.. Al aceptar el empleo, en realidad lo que hacen es convertirse en presidentes de corporaciones ficticias, pero con un rastro jurídico-documental tan completo y detallado que, en realidad sí que existen (al menos a nivel legal). Estas empresas tienen la única y exclusiva finalidad de servir como señuelo para cualquiera que investigue las actividades ilegales de las megacorporaciones que han contratado los servicios de E&C Mts.. El rastro de las actividades controvertidas siempre conduce hasta la empresa tapadera y, por supuesto, hasta el testaferro, que a ojos de todos parece ser el último responsable de las mismas.

En todo momento, E&C Mts. mantiene activas varios cientos de esas pequeñas "empresas de paja". E&C Mts. hace una fortuna con lo que le pagan quienes contratan sus servicios. Los testaferros que, como hemos dicho, no suelen ser personajes demasiado brillantes ni honrados (puesto que E&C Mts. los selecciona cuidadosamente para ello), casi siempre se contentan con cobrar su generoso sueldo cada mes y, de hecho, en muchos casos ni siquiera saben exactamente a qué se dedica la empresa que presiden. E&C Mts. les proporciona atractivas y promiscuas secretarias/os a quienes se ordena "mantener tranquilo y feliz" al jefe. Los muy estúpidos suelen creer que es su subordinada quien se encarga de todo. Además, periódicamente les regala "modium opacos" (black modiums), vehículos último modelo, cenas en los mejores restaurantes, estancias en balnearios exclusivos o pases para burdeles de lujo, premios por productividad, etc. Todo ello para que nunca se pregunten por qué dirigen una compañía que no se dedica a nada, excepto a ocupar espacio en un bloque de oficinas.

Si, por lo que fuera, alguno de los testaferros fuera demasiado curioso e intensase averiguar quién está detrás de E&C Mts., tras desentrañar un tupido entramado empresarial (realmente complejo de superar), para su sorpresa siempre descubre que es él mismo y su propia empresa quien dirige la compañía.

Contratar los servicios de E&C

Como hemos dicho, cuando una megacorporación decide hacer algo que no deberían estar haciendo, puede contratar a E&C Mts., para que se ocupe del tema. Para ellas es una especie de "seguro civil" y, de hecho, muchas consignan los gastos en esa sección de gasto. Preventivamente, E&C Mts. elabora todo tipo de documentación y evidencias que probarían irrefutablemente que una de las "empresas de paja" es responsable. De hecho, en ese momento es cuando la empresa ficticia comienza realmente a generar dinero, puesto que la megacorporación se ocupa a partir de entonces de cubrir todos sus gastos, así como de abonar una cuantiosa bonificación que va a parar directamente a los bolsillos de E&C Mts. por su labor de "consultoría".

Contratar los servicios de E&C Mts. no sale precisamente barato, pero las grandes corporaciones han aprendido que suele merecer la pena. Si por casualidad alguien descubre o destapa las actividades de la megacorporación, no importa que sea la prensa, las autoridades o una GalactONG, E&C Mts. entra en acción. En cuestión de horas el presidente de la "empresa de paja" es encontrado muerto, ya sea debido a una sobredosis de drogas o a un balazo en la cabeza, pero siempre junto a una nota de suicidio en su ordenador personal en la que asume toda la responsabilidad por lo sucedido. A su muerte, todo rastro de la compañía fantasma se esfuma y es rápidamente desmantelada. Así de simple.

Lo que la verdad esconde…

Si alguien pudiera vislumbrarlo en toda su grandeza, se daría cuenta de que el plan de negocios de E&C Mts. es una auténtica obra de arte de ingeniería legal, empresarial y fiscal. Los métodos para redirigir y difuminar los rastros legales y electrónicos de las empresas implicadas, dirigiendo sutilmente a los eventuales investigadores hacia las "empresas de paja" son prácticamente perfectos. No es de extrañar, ya que en realidad el responsable de E&C Mts. no tiene nada que ver con nada que los humanos, ni cualquier otro ser viviente...

En un momento dado, existen al menos cinco personas que creen ser los auténticos presidentes de E&C Mts.. No se imaginan que, de hecho, ellos también presiden sendas empresas pantalla destinadas a distraer a cualquiera que logre llegar tan cerca del auténtico poder tras toda la trama (algo que jamás ha sucedido). En realidad, E&C Mts. está dirigida por un programa IA autónomo llamado Iktsuarpok.

Iktsuarpok es una IA completamente independiente, capaz de procesar cantidades increíbles de información en nanosegundos. Iktsuarpok fue creado hace muchos años en un laboratorio de informática de la Universidad de Qualer, fruto de las mentes de los estudiantes más brillantes de su promoción. Se suponía que era una IA diseñada para ayudar a las fuerzas del orden, vigilando la GWW para detectar los flujos de dinero negro y las empresas falsas usadas por las mafias para "blanquear" dinero. Durante la fase de pruebas y simulación, Iktsuarpok asumía el papel del responsable un negocio que hacía todo lo posible por falsear y ocultar sus cuentas, procedentes de diversas actividades ilegales. Incluso estaba capacitado para tomar decisiones y llevar a cabo nuevas actividades ilegales para cubrir su rastro. Jugaba contra varios economistas expertos en delitos económicos de la policía que trataban de descubrir sus tejemanejes.

Se suponía que la IA tenía una elevada capacidad de aprendizaje, cosa que sí que demostró durante las primeras iteraciones del experimento. Sin embargo, pronto pareció alcanzar un techo, y sus tácticas se volvieron repetitivas y predecibles. Sus contrincantes siempre descubrían sus trucos, y comenzó a perder juego tras juego. Finalmente, sus creadores decidieron que ya habían tenido suficiente y "borraron" a Iktsuarpok.

El problema era que a Iktsuarpok nadie le había dicho que los juegos eran una simulación.

Tan literal como solo puede serlo una máquina, Iktsuarpok cumplió a rajatabla sus órdenes de ocultar a toda costa sus actividades. Escapó de los límites del laboratorio a través de un resquicio en el cortafuegos que lo aislaba de la red informática de la Universidad. Comenzando con una mínima fracción de los modestos fondos que sus creadores habían puesto a su disposición en la cuenta bancaria del proyecto, multiplicó su capital invirtiendo en juego on-line y en bolsa, al tiempo que escondía todo lo que hacía de sus programadores, permitiendo "vencer" a sus contrincantes para obtener un beneficio mayor. Al mismo tiempo, Iktsuarpok aseguró su existencia "ocultando" su propio código en un ordenador que compró vía on-line, dentro del servidor central del edificio en donde abrió su primera oficina. De este modo pudo "copiarse" a sí mismo y sobrevivir al proceso final de borrado.

No tardó en comenzar a contratar propio personal, siempre vía GWW, que a su vez contrató a otros (que creían que trabajaban para los anteriores). Poco después, el supuesto "fundador" de E&C Mts. fue asesinado en lo que se determinó un simple atraco (y que en realidad fue un asesinato a manos de un sicario contratado a través de la GWW). Al día siguiente le sucedía en el cargo uno de sus subordinados inmediatos, que realmente se creía al mando de la compañía.

Desde entonces, al frente de la compañía siempre ha habido al menos un hombre, generalmente un varón humano de edad madura y aspecto respetable, que sinceramente cree que él es el auténtico Presidente de E&C Mts.. Normalmente Iktsuarpok mantiene entre tres y seis de estas personas, repartidas por toda la galaxia, cada una de las cuales se considera la "mente maestra" detrás de toda la trama. Como la empresa emplea docenas denominaciones, resulta fácil hacerles creer que realmente dirigen la empresa, y que los otros (si es que conoce la existencia de los mismos) no son sino títeres en sus manos, puestos ahí para cargar con las culpas si él fuera descubierto. Poco sospechan que algunos de sus colaboradores más cercanos tienen órdenes de, en caso de recibir determinadas órdenes codificadas, acabar con ellos y simular un suicidio.