Número: 159.     4ª época.     Año XIV     ISSN: 1989-6289

159 > Redacción > Editorial > Editorial. Por: Juan Carlos Herreros Lucas

 

Editorial

Estas son las habituales fechas en las que uno hecha la vista atrás para ver cómo ha sido el año, el suyo y el de su entorno. Me temo que me he pasado el año murmurando: «pero hay burgueses buenos».

Ha habido, perdón, hay mucha crispación, mucha vehemencia en nuestras opiniones y mucha facilidad para que las conversaciones se conviertan en encendidos (léase «con insultos») debates. Esto ha ocurrido en el rol en temas, me vais a perdonar, que no lo merecían, pero, a pesar de nuestra errónea creencia diferencial, también ha ocurrido en la ilustración, en los juegos de tablero, en los wargames, en la literatura y, más allá, en el debate social en el debate político e, incluso, en el debate entre los belenistas (¡poner tomates en un belén! ¡A quién se le ocurre!). Debatir no es malo, no me malinterpretéis, lo triste son los monólogos enlazados donde uno y otro se responden sin escucharse y donde se afirma sin rubor: «nosotros somos los buenos, vosotros sois los malos». He estado todo el año desdeñando estos debates pensando «pero hay burgueses buenos».

Me explico. La frase tiene su origen en Bakunin, un pensador anarquista de principios del siglo pasado (algo sobrevalorado en mi opinión). En aquella época, en la internacional obrera convivían muchas opiniones políticas, pero todas tenían claro que el mundo post revolución industrial debía cambiar y que había que hacer la revolución (la obrera para más señas). Aunque ese objetivo parecía claro, incluso para los socialistas presentes, no estaba claro cómo proceder después. En los debates (con cigarros y copas, no por internet), los marxistas defendían que los medios de producción debían quedar en manos del Estado para asegurar que la producción continuaría y los anarquistas defendían que la producción seguiría porque los productores serían los mismos. La pega estaba en que la mayoría de los proletarios de aquella época leían a duras penas y si alguno tenía estudios superiores era algo anecdótico. ¿Cómo organizarían las fábricas? Se planteaban los marxistas, a lo que Bakunin afirmaba que los burgueses buenos les enseñarían. Este debate, en que hay muchos detalles que me he saltado por brevedad, no es lo importante, lo que me llama la atención es que Bakunin, un anarquista recordemos, consideraba que había burgueses (léase capitalistas, léase enemigo del proletariado) buenos. Siempre me pareció una afirmación chocante.

Mi deseo para 2018 es decir menos: «pero hay burgueses buenos» y que los haya.