Número: 72.     4ª época.     Año XVII     ISSN: 1989-6289

72 > Reglas > Fauna > Moscadrak (Pan). Por: Ignacio Conesa Zamora

 

Moscadrak

La moscadrak es quizá el insecto más grande que se puede encontrar en las selvas que ocupan el norte de la península de Entrovia. Suelen ocupar las charcas y pantanos que los dos ríos entrovios van dejando a su paso, siendo especialmente abundantes en el lago Tinkene, formado por el Mopo a pocas jornadas de su nacimiento. Las moscadraks tienen una forma alargada con cuatro grandes alas que salen de la parte frontal de su cuerpo más ancha del que el resto y de la cual también salen sus patas. Esta forma alargada acabada en una parte ancha les da cierta semejanza con una maza, por lo que los tikki de la zona también les llaman Maza voladora. Tienen una envergadura de vara y media, siendo su cuerpo un poco más largo que la envergadura de sus alas.

dragondrak. Imagen original de la página www.alexinwonderland.com

Las moscadraks no son especialmente peligrosas. Su principal presa son otros insectos de gran tamaño, aves medianas y pequeños mamíferos. Son solitarias, uniéndose brevemente en la época de apareamiento, al principio de la estación lluviosa. Cada hembra pone medio centenar de huevos de los cuales sale una larva especialmente feroz. De hecho el primer plato de una larva de moscadrak suelen ser sus hermanos de puesta, habiendo una dura competencia entre ellos. Las larvas representan un peligro para los incautos que deciden darse un baño en la temporada en la que están más activas, aproximadamente entre la primera y la tercera druma después del comienzo de la estación lluviosa. En su ansia por ingerir alimento suelen atacar a presas mayores que ellas no siendo raro que ataquen a un humanoide pequeño, como un tikki, un dwandir o incluso un mendwan.

Al contrario que otros insectos las moscadraks no se desentienden del todo de sus larvas cuando realizan la puesta. Cuando una hembra pone sus huevos en un remanso de agua deja un rastro de feromonas que mantienen a la pareja cerca de la zona de puesta, hostigando a las criaturas que se acercan por allí. Normalmente no llegarán a atacar, a no ser que estén hambrientas o el intruso haga algún gesto especialmente agresivo. Por esta razón los nativos de la zona suelen evitar las zonas de puesta durante el periodo de cría. Solamente los tikki se aventuran a realizar incursiones para recoger la citada feromona, ya sea directamente de la zona de puesta o abatiendo a una hembra justo antes o después de desovar. El motivo es que los tikkis han descubierto que este compuesto, al que llaman Mancha de la Maza, al mezclarse con el sudor de los mamíferos produce un olor especial, imperceptible para cualquier olfato excepto quizá el de los sensibles durk. Este olor vuelve terriblemente agresivas a las moscadraks, atacando con ferocidad al que lo despide. De esta forma los tikkis suelen poner trampas que arrojan la mancha de la maza sobre los visitantes inoportunos cerca de las zonas donde habitan las moscadraks. De hecho alguno de los poblados más desarrollados crían moscadraks para su defensa. La forma normal de lanzar la mancha de la maza sobre sus víctimas es envolviéndolas en una fina película de cera de abeja para formar un proyectil que se arroja con una cerbatana. Al impactar sobre el blanco la macha de la maza se expande y se mezcla rápidamente con el sudor (la alta temperatura y humedad propia de la selva garantizan la transpiración de la víctima). A los pocos segundos los tikki sueltan a sus moscadraks que buscarán y atacarán a los blancos marcados hasta un puño de distancia [P] (Ver nota)

Estadísticas de juego

Adulto

FUE 4/12, Armadura 1, Iniciativa 17, Volar 18, Alerta 18, Ataque de garra 18, Esquivar 12.

Larva

FUE 5/15, Armadura 2, Iniciativa 14, Nadar 20, Alerta 18, Sigilo 14, Ataque de mordisco 20, Esquivar 17

Nota: Un puño de distancia es la distancia que recorre una persona en un puño de tiempo. En medidas actuales equivale a unos 2 kilómetros.