Número: 145.     4ª época.     Año XVII     ISSN: 1989-6289

145 > Equipo > Objetos > La Esencia Fundamental (Eri). Por: Ignacio Conesa Zamora

 

La Esencia Fundamental

Acérquese el iniciado con la cabeza gacha y la mente despierta, puesto que los grandes secretos que han de ser iluminados deben ser recibidos con humildad y perspicacia.

Con este párrafo empieza uno de los más conocidos volúmenes de saber arcano. La Esencia Fundamental es el título de un libro escrito en el 1390 por Tildar Admus, un extraño personaje que vivió la mayor parte de su vida afincado en Caen. La vida del autor está llena de controversia. Por lo visto se inició según las enseñanzas de Jion Mater, como casi cualquier erudito de la época. No obstante se desmarcó rápidamente de las enseñanzas de Mater, abogando por una vía más centrada en el autoconocimiento que en 'olisquear entre ruinas inestables buscando reliquias malolientes' (Cita textual del libro). Esta postura le valió el rechazo de la comunidad académica. Un tanto amargado, continuó sus investigaciones apoyado tan solo por un reducido grupo de aprendices. Sus métodos de investigación eran poco ortodoxos, llegando a abusar de los contactos con entidades ajenas. De hecho se rumorea que en los momentos finales de su existencia, cuando definitivamente fue abandonado por todos, llegó a abrazar el culto a los Falsos Dioses. Los pocos que siguen fieles a sus enseñanzas rechazan esta teoría y la consideran fruto de la envidia y la incomprensión de sus detractores.

La Esencia Fundamental, es, sin duda, su obra más conocida dentro de los círculos herméticos de la magia de Eriloe. La edición original se imprimió en Cargrum y consto de una veintena de ejemplares. El libro, hecho en pergamino y encuadernado en piel vacuna, tiene 250 páginas y está iluminado por él mismo. Esta edición no fue de muy buena calidad y un defecto en la encuadernación hace que sea difícil encontrar un ejemplar hoy en día. La segunda edición, más conocida, salió tres años más tarde ante la buena acogida que tuvo la primera en el mundo académico. De 320 páginas, está encuadernada en piel de dast, un auténtico lujo, e iluminada por el célebre ilustrador Pioro Jalesca. De esta edición se realizaron casi un centenar de ejemplares. No obstante esta edición tiene un capítulo añadido en la que Tildar hace una breve exposición de su teoría y comienza a desmarcarse de las enseñanzas de Jion Mater. Este capítulo fue el que le valió el ostracismo y muchos de los libros de la segunda edición fueron mutilados para eliminarlo.

Actualmente se pueden encontrar ejemplares de la segunda edición de La Esencia Fundamental en Cargrum, en Caen y en cualquier lugar donde el culto a Jion Mater esté extendido, pero no demasiado. Las altas esferas de este culto ven el libro como una obra menor, aunque es cierto que sus postulados son de gran ayuda para los principiantes. Todos estos libros tienen eliminado el famoso capítulo. El único ejemplar registrado que todavía está intacto está en posesión del Oráculo de Malfev, formando parte de los fondos de su biblioteca.

El libro completo costa de cinco capítulos. El primero de ellos es una pequeña introducción que cuenta la vida del autor y sus vivencias. A parte de cómo fuente de estudio para conocer la época de Tildar Admus no tiene más interés. Puede proporcionar al lector un conocimiento adicional sobre la historia de esa época (aplicable a la habilidad de Historia correspondiente). No obstante, y como quiera que existe un culto muy minoritario que tiene a Tildar Admus como uno de sus héroes, también proporcionará conocimientos de religión a quien quiera que consulte este capítulo (aplicable a la habilidad de Religión correspondiente a dicho culto).

El segundo capítulo es un ensayo bastante bien redactado sobre la naturaleza mágica de Eriloe. Explica detalladamente los conceptos de los magiones y de su influencia en las leyes naturales. Esté capítulo es el que ha hecho famoso el libro y propiciado su uso como fuente bibliográfica para los estudiosos de la magia. El lector de este capítulo aumentará su conocimiento sobre la magia (conocimiento de habilidades arcanas si las hubiera), pero solo si no lo tuviera ya muy desarrollado. En este capítulo pueden encontrarse copia de conjuros menores de mago (los llamados Trucos). Esta parte en concreto ha sido copiada hasta la saciedad y aún hoy es posible ver en los libros de conjuros secretos de los magos de Corus sus diagramas y fórmulas.

El tercer capítulo es una recopilación del saber mágico en la época del autor. Contiene bastantes hechizos (según el reglamento que estés utilizando elige varios conjuros del tercio de niveles inferior) y las instrucciones para hacer varitas con estos hechizos. Esta parte es la que más interesa a los magos de campo. Lamentablemente los tipos de la imprenta dejaban mucho que desear y los elaborados diagramas necesarios para hacer las varitas y los conjuros más complejos son ilegibles en casi todos los ejemplares. Algunos magos han manuscrito sus propias investigaciones sobre estas páginas, y así uno de cada tres ejemplares que se encuentren estará completo. El resto puede presentar graves carencias. En el caso de la primera edición este problema es aún más grave, estando en perfecto estado solo uno de cada cinco.

El cuarto capítulo versa sobre el Vacío. Es un capítulo muy breve y con un contenido bastante somero. Otorga conocimiento sobre navegación en el Vacío a todos los que no estén ya muy versados en la materia (ajusta las habilidades que correspondan según tu sistema de juego). Sin embargo la joya de este capítulo es un hechizo que permite contactar con otro plano. Como llegó este conjuro a manos de Tildar es aún un misterio. Los estudiosos de su biografía aseguran que cuando escribió La Esencia Fundamental, Tildar carecía de la pericia necesaria como para haber dominado este conjuro tan poderoso. Sus detractores argumentan que lo copió de alguna estela en una ciudad de la Antiguos y que realmente jamás a llegado a funcionar. Sus defensores más exaltados aseguran que un ajeno en persona escribió el conjuro en el libro y creen detectar un pequeño cambio en el patrón de los diagramas. Sea como fuere este conjuro también sufrió al ser pasado a la imprenta y solamente 5 ejemplares de la segunda edición y ninguno de la primera poseen el conjuro lo suficientemente intacto como para que pueda copiarse. El si el conjuro funcionará o no ya es otra cosa, ya que por cada seguidor que afirma haberlo usado con éxito hay un detractor que arguye lo contrario.

Y por último esta el último capítulo, el capítulo maldito. Escrito en forma de diálogo entre el autor y el mismísimo Jion Mater, Tildar pone en entredicho el método del antiguo sabio y propone otras vías de conocimiento. A la hora de redactar este capítulo Tildar fue muy prudente, sabiendo que levantaría ampollas entre sus colegas. Así expone sus postulados con humildad y cierto sentimiento de culpa. Como broche, este capítulo tiene un conjuro original de Tildar Admus, llamado por él sabiduría de los planos. Este conjuro da a quién lo utiliza un conocimiento puntual y temporal sobre una rama del saber (duplicará se habilidad). Según Tildar esta iluminación provenía de la esencia de Arion que configura el Vacío. Sea como fuere se ha demostrado que el uso continuado de este conjuro provoca cierta obsesión con el Vacío y sus misterios, pudiendo arrojar a su usuario a contactar en demasía con los ajenos e incluso a abrazar el culto a los Falsos Dioses. Este conjuro solo se encuentra actualmente en la copia que tiene Malfev y solo uno de cada dos libros con el capítulo intacto tendrán el hechizo en buen estado.