Guerra humano-veddia

From
Jump to: navigation, search

Cuando la República de Vettera se encontró con los veddios en su expansión descubrió que algunas antiguas colonias humanas habían sido descubiertas por los veddios antes. Sus habitantes, siguiendo las costumbres veddias, eran esclavos del imperio. Aquella situación no fue del agrado de los gobernantes de Vettera ni de la opinión pública. Tras unos breves contactos diplomáticos en los que la república pretendía que el Imperio Veddio renunciara a los planetas con humanos, la guerra fue inevitable. Era el año 911.

Fue la primera de las grandes guerras galácticas de la república humana y los veddios se mostraron como un rival fuerte, corrosivo y muy difícil de vencer. Al final, en el año 945, ganaron los humanos, pero la victoria tuvo dos consecuencias en cada una de las naciones: los humanos habían vinculado toda su capacidad productiva a la guerra y las empresas habían participado en dicho esfuerzo a cambio de prebendas y privilegios; cuando la guerra acabó, las corporaciones eran dueñas virtuales de la república. La segunda consecuencia fue la división de la sociedad veddia entre los que veían bien la paz y los que querían seguir combatiendo hasta la última gota de sangre. A estos segundos se les conoció como los Piratas Veddios y fue el principio del fin del Imperio Veddio.