Número: 60.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

60 > Equipo > Médico > Corona del Viento (Exo). Por: José Antonio Paredes «Dryden»

 

IMPLANTE DE MOTIVACIÓN QATARIANA
(Serie 5)
(IMQ_s5)

1.- Contexto político de origen: los cuatro proyectos del gobierno de Hervea.

A raíz de la cada vez más lejana solución a su enfrentamiento con la Baronía Hassel, el gobierno de Hervea se ha reunido en más de nueve ocasiones con vistas a determinar qué líneas de actuación son plausibles en un corto-medio plazo. Las reuniones tuvieron como consecuencia la constitución de cuatro programas secretos organizados según las opciones políticas barajadas por los miembros del gobierno.

El primero de los proyectos, llamado Aehgwyn, tiene por objetivo buscar medidas para paliar, de manera suficiente, el enorme problema demográfico que se plantea actualmente en Hervea. Una crisis endógena de semejante calibre pude venir a complicar, quizás de manera fatal, la política de los qatar. La ruptura del orden social de Hervea, aún catalizado mediante la resistencia nacionalista, bien podría debilitar definitivamente al gobierno y abrir la puerta a la Baronía.

El segundo proyecto es uno de los más arriesgados y recibe el nombre de D’hjtiro. Busca analizar, en el caso de que los datos arrojados por Aehg’wyn sean suficientemente positivos, las posibilidades económicas de explotación de los recursos de Hervea y ganar por la mano económica lo que no se ha podido ganar por la política. Eso conlleva una inversión masiva de capital económico y humano en una búsqueda desesperada por una opción diplomática a largo plazo. De entre todos, éste es el proyecto que contempla menos atención actualmente, puesto que sus objetivos dependen directamente de la habilidad diplomática de los embajadores qatar, la contención de la burbuja demográfica y la existencia de alguna buena noticia por parte de los expertos que han comenzado a dedicarse al tema.

El proyecto Qyuz’xtre se pone en lo peor y abre la posibilidad de que los qatar tengan que emigrar definitivamente de Hervea, lo que sería admitir la incapacidad diplomática y la necesidad de evitar una masacre bélica en el planeta, fruto de alguna acción definitiva por parte de la Baronía Hassel. La podredumbre tecnológica constituye toda una limitación de infraestructuras. Se espera que, llegado el momento, se cuente con la ayuda de la R.F.P.

El último de estos recibe un nombre secreto, y tiene por objetivo realizar acciones de apoyo de inteligencia tanto a los rebeldes en activo como a los diplomáticos que van y vienen en búsqueda de soluciones políticas. Espionar a la Baronía Hassel es el mejor modo que tienen los qatarianos de adelantarse a sus intenciones y, sobre todo, de determinar las mejores líneas de negociación y política diplomática con la R.F.P., único gobierno que les ha echado un cable y al que sería bueno agradecérselo de algún modo. De hecho, las ramificaciones del servicio de inteligencia qatariano (el CCC) van mucho más lejos de la necesidad inicial de tener controlados a los Hassel y ya baraja acciones de información sobre otros objetivos... incluso en apoyo del resto de proyectos.

La generación de los implantes MQ nace exactamente aquí.

Qatar, autor de la imagen: Oscar Martínez

2.- El Implante MQ: génesis y utilidad.

Dentro del programa secreto de inteligencia, el trabajo de los agentes de información (vulgarmente llamados espías) tiene un valor importante. De hecho, desde el momento en que la paz parece extenderse por la galaxia, los servicios de inteligencia de las distintas naciones se han visto enriquecidos de manera paralela a la ambición, paranoia o necesidad de tranquilidad de cada uno de sus gobiernos. Y la acorralada nación qatariana no iba a ser menos.

Aunque ya se dieron algunos pasos adelante paralelamente a la formación de unidades de combate en los enfrentamientos armados con la Baronía, los miembros del gobierno fueron dándose cuenta de la necesidad de una mayor y clara necesidad de agentes con preparación específica.

Y se pusieron manos a la obra. De hecho, ya son varios los agentes que han tenido muy buenas oportunidades de mostrar su talento no sólo para los intereses de Hervea, sino también para otros gobiernos afines1.

1 A modo de ejemplo, un agente qatar ofrece apoyo de inteligencia al Consejo Mibu que, a raíz de unas sospechas nacidas en una transacción económica con unos comerciantes del sistema erkupi, están muy interesados en recuperar a cierto diplomático en el exilio.

Pero también hubo problemas.

Los controladores de los agentes comenzaron a notar que era prácticamente imposible utilizar agentes en misiones basadas en acciones demasiado extendidas en el tiempo. Correos, saboteadores, transportistas, controladores de comunicaciones... todos ellos funcionaban de maravilla a nivel de campo. Sin embargo, los agentes que tenían que esperar cierto tiempo para entrar en acción terminaban por mostrarse totalmente incapaces de realizarlas. El número de suicidios llegó a ser, incluso, mayor que el de las deserciones o abandonos.

Y todos conocían la causa: el peligro psicológico que supone un exceso de introspección melancólica en aquel que debe actuar deprisa. La meditación de los qatar es fundamental para ellos y se halla perfectamente incorporada en sus costumbres... pero se transforma en un peligro absoluto para quienes precisan estar, en momentos de gran peligro, días y días en máxima tensión.

Era preciso ponerle solución. Los científicos del proyecto vieron la necesidad de alterar la fisiología de los agentes para neutralizar, en lo posible, la hormona que activa en el cerebro esa melancolía propia de la especie. Y estudio tras estudio dieron con el Implante de Motivación Qatariano. También conocido como “implante MQ”.

El citado implante actúa directamente sobre la Glándula de Rhytor, justo en el centro de córtex cerebral. Inhibe, mediante micro-impulsos el conjunto de sinapsis que activa la melancolía a nivel fisiológico-cerebral.

Eso hace innecesaria la meditación para mantener el tono psicológico del agente durante su trabajo2.

2Dicho de otro modo, anulan el defecto de especie presentado en la página 232 del manual.

3.- Efectos secundarios según series.

Nada funciona bien a la primera... y menos si el nivel técnico es tan importante. Los implantes MQ van actualmente por la quinta serie de su producción, lo que hace suponer que las cuatro anteriores dieron problemas. Ahí van en resumen.

La S1 del implante dio problemas postoperatorios y dentro de los tres meses posteriores a su inserción en el sujeto. La magnetización del metal conllevaba grandes calambres que, finalmente, terminaban por freír el cerebro del sujeto. Una crisis de menos de tres segundos y el agente quedaba muerto fulminantemente allí donde estuviera.

La S2 dio problemas mucho más complejos. Seguía siendo un problema de magnetización del metal del implante, pero a menor nivel, ya que se había reducido la potencia del pulso micro eléctrico. El problema era que, cuando fallaba, no sobrecargaba el cerebro en un solo pulso, sino que, o bien “machacaba” la Glándula de Rhytor con un ritmo acelerado de micro impulsos (en vez de paliar la actividad melancólica de la glándula, la aceleraba), o bien la neutralizaba excesivamente (negando toda empatía al sujeto). Los suicidios entre los agentes estaban a la orden del día... lo mismo que su caída en la psicopatía más salvaje. Un cuadro algo nada agradable para un jefe de operaciones no implantado. Bárbaro o muerto de su propia mano, cuando un agente se desequilibraba, podía desequilibrar a su controlador.

La S3 terminó con este problema y fijó de una vez por todas un implante que interactuaba de manera óptima tanto con el cerebro en su conjunto como con la Glándula de Rhytor... hasta que el agente intentaba hacer uso de la psiónica. En un porcentaje elevado de las ocasiones, el agente veía cómo sus intenciones telépatas eran sustituidas por otras impensables o, sencillamente, no funcionaban. Muchos agentes murieron por una piroquinesis mal dirigida y muchos más en la mesa de operaciones al intentar extraerles el implante.

La S4 subsanó todo, pero aún tenía un problema (que venía arrastrándose desde el prototipo): su fácil detectabilidad. Una chincheta de metal no era lo mejor para pasar por los bioescáneres de seguridad. Fue necesario esperar a la S5 para que una aleación de fibra de carbono, sílice y tendón sintético pudieran hacerlo del todo indetectable... reduciendo, además, su tamaño.

Sin embargo, son muy pocos los agentes en activo y no todos llevan la S5 en su implementación cibernética. De hecho, cualquier implante MQ está restringido al uso de Inteligencia por parte del gobierno de Hervea... así que en el momento en que el DJ desee introducir un agente implantado en su campaña, debe pensar muy bien qué implante tiene y qué problemas pueden surgir.

Todo un universo de interpretaciones, ¿verdad?