Número: 51.     4ª época.     Año XV     ISSN: 1989-6289

51 > Equipo > Armas > Garfio de abordaje (Exo). Por: Kennell

 

Garfio de abordaje

Posiblemente se trate de una de las herramientas espaciales más antiguas que se conocen, tanto que cualquier referencia hacia su origen se ha perdido en los Años Oscuros. Es posible que fueran ideadas en los primeros tiempos de la exploración espacial como una forma de recuperar material en el espacio o como una herramienta de los obreros de la construcción de naves espaciales, pero su uso evolucionó, convirtiéndose en un arma para realizar abordajes espaciales (quien sabe si no fue siempre ideada así).

Los garfios de abordaje constan de tres partes, aunque las diferencias entre cada casa fabricante son enormes. Estas partes son:

La parte principal del arma es el disparador. No se diferencia mucho de un arma militar, excepto por el cañón que es más grueso y tiene una ranura inferior abierta. Cargar el disparador lleva un asalto completo y es un arma de un solo disparo.

La flecha es el proyectil del arma. En general es una larga varilla de acero terminada en una dura punta con carburotitanio o similar. Las hay más anchas, más estrechas, incluso las hay con sistemas de expansión para afianzar el arma o con sistemas magnéticos para fijarla. En el centro lleva una abrazadera, ligeramente reforzada. La flecha se introduce en el arma por la boca de forma que la abrazadera, que tiene una especie de tetón, se introduzca por la ranura inferior del arma.

El cable de conexión se une a la flecha por medio del tetón de la abrazadera y el otro extremo se afianza a un punto fijo. En general, el cable viene alojado en un extensor que permite su salida sin obstáculo y que es capaz, mediante un potente motor eléctrico de enrollarlo. Algunos garfios de abordaje (los destinados a uso civil) llevan el extensor alojado en el mismo arma con un cable que permite afianzar esta a otro punto. No son muy recomendables (aunque son más cómodas) porque el usuario tiene la tendencia a usar el garfio confiando en su fuerza personal y no sería la primera vez que una nave, residuo o panel de construcción arranca el arma de las manos a su usuario. El cable está realizado en una resistente fibra, cuya composición guarda cada uno de los fabricantes en secreto. En general son derivados del nylon y el duraluminio trenzados.

Al utilizar el garfio, el usuario debe apuntar al objetivo y disparar (TA de armas de apoyo, especialidad 'proyectores'; ver nota). El alcance del arma también varía entre los diferentes modelos, pero una buena media sería: 6/20/50/80/100. El motor que recoge el cable de conexión es capaz de realizar una gran fuerza y si ninguno de sus extremos está en movimiento relativo, acabará juntándolo. Así mismo, el cable es capaz de resistir mucha tensión y si uno de los extremos está en movimiento podrá arrastrar al otro sin complicaciones. Si ambos extremos están en movimiento opuesto (uno intenta huir y el otro tira de él), el cable acabará rompiéndose a los pocos asaltos. Desgraciadamente para las naves abordadas, los garfios de abordaje suelen utilizarse cuando la nave abordada ya ha sido detenida, con lo que cualquier intento de huir no es viable.

Nota: La habilidad Armas de Apoyo (proyectores) es de la futura segunda edición. Los jugadores de la primera deberán escoger esta especialización en la habilidad de armas de apoyo.

Los garfios de abordaje no siempre se utilizan con fines ilícitos. En muchas naves se llevan como equipo de seguridad para las salidas EV o como una forma de abordar una nave en el espacio sin necesidad de unir las compuertas estancas (a esta maniobra se llama tránsito espacial). En algunas ciudades, como la de Vettera, la policía utiliza los garfios de abordaje como una forma de detener a un vehículo sospechoso.

Los garfios de abordaje no son especialmente caros, entre 100 y 500 estándar y será muy fácil encontrarlos en casi cualquier planeta de la galaxia.

Existe una versión militar mejorada del garfio de abordaje que antiguamente usaban las Unidades Exo. Hay quien dice que los instructores exo aún siguen enseñando a usarla. La principal diferencia es la flecha que es más larga y en la punta lleva un mecanismo plegado. Cuando alcanza su objetivo (y controlado desde el disparador) despliega dos patas. La primera se abre hasta setenta y cinco centímetros. El extremo se asegura al casco mediante una unión magnética (o química en algunos modelos). La segunda pata se despliega entonces desde la primera hacia la flecha unos setenta centímetros y empieza a describir círculos alrededor de la primera pata. En la punta lleva un pequeño soldador de plasma que es capaz de horadar unos 10 centímetros de casco en cada vuelta. Tiene autonomía para 3 vueltas (aunque hay modelos con más de un soldador). Si el soldador consigue romper todo el casco de la nave, la misma fuerza de descompresión arrancará el trozo de casco y se llevará ambas patas con él (están diseñadas para eso) y la punta se quedará clavada en el casco junto a un hermoso agujero de casi metro y medio de diámetro.

El modelo militar es difícil de conseguir. En especial porque hace tiempo que no se fabrican desde que el X-PEN-22 está en el mercado (ver TCM para más detalles). Es posible, sin embargo, encontrar aún algunos ejemplares en los antiguos sectores de Oeón o en la Federación.