Número: 147.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

147 > Ambientación > Agrupaciones > Los Jinetes de Brontobirkas (Pan). Por: Manuel B. «Christian Kell»

 

Los Corredores Emplumados

El pueblo de los jinetes de brontobirkas de las llanuras de Pangea

Los medwan son conocidos por la gran diversidad de sus gentes, siendo capaces de adaptarse a casi todo tipo de entornos. Algunos incluso reclaman para ellos el logro de ser los primeros en usar animales para carga y monta, por ello no debería ser extraño la existencia de un pueblo medwan que recorre las llanuras de Pangea a lomos de los gigantescos brontobirkas.

Este pueblo, que se denominan a sí mismos como "los Corredores Emplumados", y han hecho de las aves gigantes el centro de su vida. Y no sólo por el uso de los brontobirkas como montura, veamos algunos ejemplos:

-Las plumas que van perdiendo en las mudas anuales son recogidas para crear con ellas capas resistentes a la lluvia.

-Un miembro de la tribu no se considera adulto hasta que es capaz de montar un brontobirka por sí mismo. Los niños, los enfermos y las mujeres embarazadas viajan en carros tirados por estas aves gigantes, en número que va desde las dos parejas para los pequeños, hasta veinte animales en los carros más grandes.

Los carros de los Corredores de las Llanuras son grandes trineos sobre los que montan plataformas de madera, encima de las cuales descansan cabañas construidas alrededor de una estructura de cañas y ramas finas cubiertas de hierbas tejidas y pieles.

El carro más importante de los Corredores de las Llanuras no es, como podría pensarse, el del líder de la tribu, sino el denominado Nido Rodante, pues es allí donde se guardan los huevos de brontobirkas y donde son incubados por los jóvenes de la tribu, sin distinción de sexo. De este modo la tribu puede seguir moviéndose sin necesidad de quedarse en un sitio en espera a que los polluelos salgan de sus huevos.

Las armas de los Corredores, sus lanzas y cuchillos, están hechas también con los huesos y garras de estas aves gigantes, no hay, en cambio arcos ni jabalinas en su arsenal, ni arrojan sus lanzas en combate, sino que cargan a lomos de sus monturas contra sus oponentes buscando ensartarlos con ellas.

Pero los Corredores Emplumados no son un pueblo unido, sino que están divididos en cinco clanes:

El Clan de la Pluma, famoso por sus comerciantes, es el que posee más riquezas.

El Clan del Pico, cuyos guerreros se jactan de ser los más fuertes en combate personal.

El Clan de la Pata, famoso por criar unas monturas que aunque algo más pequeñas que el normal de los borntobirkas, son las más veloces de las llanuras (suma 2 a Sprint y reduce los puntos de vida en 1 en las aves del Clan de la Pata).

El Clan del Huevo, en cuyo seno se encuentran algunos de los mejores sanadores, capaces de curar no sólo a los jinetes, sino también a sus monturas.

El Clan de la Llamada, es el más pequeño de los tres y su principal fuerza son sus chamanes, incluso los chamanes del resto de clanes envían a sus aprendices pasar una temporada con las gentes de este clan durante su formación.

Cada uno de los clanes está liderado por un líder denominado Garra, sólo cuando hay una amenaza externa a todos los clanes se unen y nombran a un Gran Garra, que los lidera en combate contra sus enemigos. Dos veces hasta el momento se ha surgido tal necesidad, pero se acercan tiempos turbulentos, y algunos ya están empezando a pedir que se nombre un nuevo Gran Garra que los lidere contra los enemigos que los acosan.