Número: 129.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

129 > Reglas > Fauna > Araña Albina (Pan). Por: Olef, hijo de Oleg

 

Araña albina

Muchas especies de arañas tienen individuos que por diferentes razones nacen sin coloración o la pierden al poco de nacer. En general se trata de una deformación genética o de una enfermedad, pero este no es el caso de la araña de la que hablaremos en este artículo. Todos los individuos de la especie son casi totalmente blancos y se desconocen si nacen individuos en la especie con algún color (no parece probable).

Araña Albina

Las arañas albinas tienen el tamaño del dedo gordo de un gruba, un poco más grande que el dedo de un dwaldur, y tienen un corto vello blanco que cubre todo su cuerpo. Habitan en lugares fríos y nevados donde su color las hace casi invisibles y son capaces de permanece inmóviles sobre la nieve largos días. Es bastante posible que hibernen parte del tiempo. Cuando un animal de sangre caliente pasa cerca de donde están, se despiertan y se mueven rápidamente hacia su objetivo al que se encaramarán y muerden con unas poderosas mandíbulas. La víctima puede sentir un ligero pinchazo, pero rápidamente se le pasará el dolor porque con el mordisco también inyectan un potente anestésico. Enganchadas a su víctima pueden pasar varios meses alimentándose de su sangre. Una sola araña albina es difícil que cause daño a un animal de carga, incluso a un dwaldur adulto, pero los ancianos, las crías o los enfermos pueden sufrir anemias si les muerden varias de estas arañas de forma simultánea. No sería la primera vez que fallece un niño dwaldur con las piernas cubiertas de varias de estas arañas.

Cuando aparecen los días más fríos, la araña deposita bajo la piel de su víctima hasta una mano de manos de huevo (que son negros y como una uña de grandes) y se deja caer y mueren, generalmente por frío. La herida de la araña parecerá ahora una pústula negro azulada con la sangre coagulada a su alrededor, pero el anestésico aún hará efecto. Al llegar la primavera, los huevos eclosionarán y pequeñas arañas abandonarán a la víctima sin causarle más daño. La anestesia desaparecerá a los pocos días y la víctima sentirá cierto picor en la zona afectada, la misma sensación que se tiene cuando una herida se está curando.

Las arañas jóvenes inician una actividad frenética en el suelo devorando casi cualquier cosa comestible que encuentren: insectos, flores, frutos e, incluso, otras arañas albinas. Esta voracidad va acompañada de un gran instinto de reproducción y las hembras buscan machos para aparearse con ellos comérselos después. Existe cierto dimorfismo sexual en la especie y las hembras crecen mucho más que los varones. Al acabar el verano, toda la población de arañas albinas son hembras que buscan los mejores lugares para el invierno y esperar a que un animal de sangre caliente pase cerca de su posición, para así volver a empezar su ciclo vital.

Cuando una araña muerde a su víctima, esta perderá 1 punto de vida si falla una TA de Resistencia, pero no perderá nada si la supera. Sea cual sea el resultado, la araña se habrá enganchado a su víctima, a unos dos o tres puños de altura. Mientras dure el mordisco, la víctima no sentirá nada, pero deberá superar una TA de Resistencia cada tres días o perderá 1 Punto de Vida por araña que le haya mordido. El personaje (ni el jugador) sabrán cual es el motivo de esa pérdida de puntos de vida, simplemente se notarán más débiles, como si hubieran dormido mal y no estuvieran al 100%. La eclosión de los huevos no provoca daño, pero la herida queda abierta y deberás aplicar las reglas explicadas en la página 195 del libro básico sobre infecciones.

El mejor remedio contra las arañas albinas es la higiene y a falta de ella una buena inspección visual de las piernas. Si se descubre una araña, se puede acabar con ella de un manotazo, pero también con un poco de nieve. Si la araña nota frío, se soltará y caerá al suelo creyendo que ha llegado el invierno (aunque no haya puesto huevo) y el frío, además, detendrá la gestación de las crías y el cuerpo acabará absorbiendo o expulsando los huevos sin mayores consecuencias.

Muchos comerciantes han descrito una extraña costumbre dwaldur que consiste en restregarse ellos y a las bestias de carga con nieve. Para muchos es una extraña costumbre higiénica de los habitantes de las montañas, pero, en realidad, es una prevención contra las mordeduras de arañas albinas.