Número: 129.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

129 > Ambientación > Callejero > Paintball Radimat (RN). Por: E. Vélez

 

Paintball Radinamat

Al oeste del polígono industrial nuevo se encuentra uno de los mayores campos de paintball de España, pero el verdadero atractivo de este paintball no es su extensión, sino lo bien ambientados que están algunos de sus campos de juego.

En total cuenta con seis zonas de juego, tres grandes (de una hectarea y media cada una) y tres pequeños (de unos 7.000 metros cuadrados).

Los campos grandes tienen tres temáticas distintas: el primero es un entorno natural acotado sin otro obstáculo que los propios árboles y arbustos, los cuales, cuando no se está jugando, reciben muchos cuidados para que se mantengan frondosos a pesar de lo que sufren durante el juego. El segundo es un campo abierto con múltiples balas de paja y obstáculos plásticos, pero mucha visibilidad, es muy fácil saber dónde está el enemigo y la capacidad de aprovechar la limitada puntería que ofrecen las armas de paintball suele determinar la victoria. El tercero, y el favorito de la mayoría de los jugadores, está decorado como un campo de batalla, con trincheras, estructuras de varios pisos, réplicas de tanques y camiones… Lo que lo convierte en el campo más estratégico de todos, ya que hay posiciones muy difíciles de tomar en batalla.

De los campos pequeños, dos están también decorados como campos de batalla y el tercero tiene exclusivamente obstáculos inflables y está preparado según las normas de competición de la liga de paintball de Cunia.

obstáculos de un campo pequeño

uno de los tanques del campo grande

Además de los campos de Paintball las instalaciones cuentan con una zona para hacer comidas al aire libre, con barbacoas puestas a disposición de los clientes o con menús servidos por la organización y preparados en las cocinas de la casona que hace las veces de recepción y almacén. La casona también dispone de un varias salas para cenas o fiestas.

Aunque el paintball es la actividad principal, también está disponible una zona de juego para los más pequeños, con un amplio abanico de columpios y toboganes, un servicio de alquiler de quads y un campo de tiro con arco.

Todo el conjunto de ocio ha convertido el lugar en una de los favoritos para despedidas de soltero o cenas de empresa, y en determinadas fechas las reservas es necesario hacerlas con varias semanas de antelación.

Lo que de verdad esconde

Detrás de ese negocio próspero (que lo és) se esconde otro más oscuro. El paintball radinamat es en realidad un campo de entrenamiento para los miembros del Clan Stenka, y no sólo los de Cunia, sino que también vienen miembros de otras zonas a recibir entrenamiento tanto en armamento como en técnicas de lucha. Por supuesto toda la instrucción se realiza en Ruso.

Especialmente en invierno, cuando el paintball tiene menos actividad, suele haber alojados en la casona dos grupos de 15 personas. Uno de ellos, denominado malinkie liebi (pequeños leones), está formado por jóvenes reclutas, de entre 7 y 16 años, que reciben un entrenamiento amplio pero divertido, haciendo que los chicos disfruten de su estancia a la vez que van aprendiendo los detalles del negocio. Una vez cumplidos los 16 años se integran en el grupo adulto y reciben un entrenamiento más riguroso en muchas disciplinas, e incluso participan en algunas tareas con los miembros del clan Stenka de Cunia.

Las estancias no suelen ser superiores a un mes, pero lo normal es que se repitan anualmente, especialmente entre los malinkie liebi, ya que no tienen compromisos para con la organización que les impidan acudir.

imagenes tomadas de voingrad.ru, pista de paintball de Volgogrado