DESDE EL SÓTANO
Nº: 171 . 3ª época. Año III
Xenozoic Por: David García
 

XENOZOIC

Puede que este nombre no os diga nada, pero es posible que si os digo "Cadillac & Dinosaurs" la cosa cambie. Para el que no lo sepa, este último se trata de un videojuego clásico de Capcom de recreativa de la década de los noventa. En él los jugadores debíamos avanzar por un paisaje postapocaliptico mientras nos dábamos de tortazos con toda clase de maleantes y, por supuesto, de dinosaurios (si, noqueabas a los dinosaurios a base de mamporros). Y es precisamente en Xenozoic en lo que está basado dicho juego.

Corría el año 1986 (año de nacimiento de un servidor), cuando apareció el primer número de Xenozoic Tales, una historia formada por 14 números que se alargaría durante los siguientes nueve años. En ella se nos narran las aventuras de Jack Tenrec, apodado "cadillac" y de Hanna, en un planeta tierra postapocaliptico bastante peculiar. El mundo está en ruinas y la especie humana sobrevive en tribus entre los escombros del mundo antiguo. La naturaleza ha reclamado lo que siempre fue suyo... Y los dinosaurios han vuelto.

Lo que me enamoró la primera vez que lo vi fueron las espectaculares ilustraciones del comic. Y es que, Mark Schultz, su autor, hace de cada una de las viñetas un auténtico regalo a la vista, en especial cuando se trata de dibujar criaturas prehistóricas.

Quien me conoce sabe bien de mi pasión por la paleontología, y he aquí otro aspecto que me encantó: las criaturas prehistóricas (si, no solo hay dinosaurios, si no también animales anteriores y posteriores a estos lagartijos del mesozoico) están exquisitamente dibujadas. Algunas de ellas son poco conocidas, algo que, admito, me sorprendió bastante. Incluso dentro de criaturas que los protagonistas reconocen como el mismo animal, he visto casos en los que Mark ha dibujado especies distintas y bien reconocibles (especialmente con los reptiles voladores, donde no solo he visto pteranodones, si no otros como por ejemplo los dimorphodones). Todo esto no hace más que demostrar el mimo que ha puesto el autor en cada una de las páginas.

Pero ¿Cómo encaja todo esto en el rol? Es sencillo: aunque tiene una trama detrás, cada capítulo del libro es una aventura con su principio y su final, y estas son semillas perfectas para utilizarlas en el rol.

Aunque bien es cierto que no todas, la gran mayoría son facilmente adaptables para llevarlas al universo de Pangea y poner en aprietos a nuestros jugadores. Cambia los vehículos por chillones, las ciudades por poblados prehistoricos y las armas de fuego por lanzas de piedra y ya está.

Pero no solo podemos usarlo con Pangea. Adaptar las aventuras a Exo es especialmente sencillo (gracias a la variedad de posibilidades que nos brinda una ambientación como la de exo). Puedes hacerlas en diferentes planetas o una campaña completa si quedan varados en un planeta postapocaliptico.

Así que lo dicho. Una de las mejores adquisiciones que he hecho en los últimos meses, editado por altea, con un precio de 39 € y más de 300 páginas de gran tamaño para disfrutar de esta gozada. Os lo recomiendo encarecidamente.

« Pág. anterior Subir Pág. siguiente »
Versión imprimible DeS. © Ediciones Sombra